Te regalamos tres lecciones del libro "Cómo jugar bien a pádel" escrito por Xavi Amat, entrenador certificado por Pádel MBA.

El zorro y el erizo: ¿qué sabes hacer (realmente)?

Si tuvieras que elegir entre estas dos opciones, ¿cuál preferirías ser?

En primer lugar tenemos al erizo, un animal más bien tosco cuya única habilidad es la de enrollarse para protegerse de los ataques. El erizo no es especialmente ágil ni vistoso y tampoco es ambicioso porque realmente tiene pocas opciones de sorprender o impresionar a sus enemigos.

Y por otro lado tenemos al zorro, posiblemente una de las criaturas más bellas, rápidas y astutas del reino animal. El zorro impresiona con sus movimientos fluidos y con su desparpajo; sabe quién es e intimida a la mayoría de sus colegas con tan solo cruzarse con ellos.

Pues bien, casi seguro que todos/as escogeríamos ser el zorro por motivos obvios. Pero la realidad es que teniendo en cuenta la única capacidad del erizo, la de enrollarse y hacerse invulnerable, el zorro jamás podrá vencerle. Por muy bonito o ágil que sea, en cada ataque el zorro se pinchará y no tendrá ninguna opción de llevarse la victoria.

En la pista de pádel no debes tratar de impresionar a nadie, no tiene sentido que pruebes golpes imposibles y menos que te enfrentes de la manera equivocada contra unos rivales que, como el erizo, hacen una (o dos) cosas bien y, como consecuencia, se están llevando el partido.

"¿Cómo hemos perdido contra estos dos mancos?". Es una expresión que escuchamos cada día en los torneos cuando dos elegantes zorros han palmado el partido contra dos erizos que se han limitado a ser consistentes y hacer bien lo que mejor sabían hacer: meter la bola.

Piensa bien qué sabes hacer y quién quieres ser en la pista.

Clases particulares o grupales, ¿qué es mejor para ti?

Es una pregunta muy importante y realmente no hay una respuesta clara o mejor, así que diremos que la decisión “depende” de muchas cosas.

  • Iniciación: sin duda que las clases particulares/individuales te irán mejor porque lo que necesitas es el mayor volumen de pelotas y atención de tu profesor. Además, estar solo/a en clase elimina la presión o miedo a hacerlo peor que el resto de compañeros/as, algo muy habitual en alumnos que se lanzan a las clases grupales sin tener un nivel consolidado.
  • Nivel intermedio: aquí mi recomendación es buscar un equilibrio y combinarlas, tomando las clases particulares como la palanca para aprender y corregir posibles vicios, y las clases grupales como el momento para poner en práctica lo aprendido y/o trabajar con bola viva dinámicas concretas que tendrán mucha aplicabilidad en tu juego.
  • Nivel avanzado: es un caso similar al intermedio pero coge especial importancia entrenar en grupo porque lo que buscaremos será trabajar con la velocidad más cercana o real a la de competición. Las dinámicas de juego son esenciales en los jugadores de nivel alto y sólo podemos simular las condiciones exactas con cuatro jugadores.

Otro aspecto que tenemos que tener en cuenta es el objetivo o propósito general de nuestras clases. Si lo que quieres es conocer jugadores, socializar y salir del estrés del trabajo, sin duda te sugiero que optes por las clases grupales. En ellas recibirás menos atención del profesor y el número de correcciones será menor, pero a cambio tendrás compañeros/as con quienes ir mejorando poco a poco, divertiros y hacer agenda para montar tus partidos de la semana.

Si estás estancado, sea cual sea tu nivel, las clases particulares son ideales porque en ellas recibirás un diagnóstico del profesor y un plan de trabajo para ir mejorando todos los ámbitos de tu juego.

Los alumnos de competición y/o menores son un caso a parte y deben tratarse siempre desde la profesionalidad absoluta y sabiendo qué supone intensificar progresivamente los entrenamientos, recibir más presión del entorno o condicionar el plan de trabajo al rendimiento durante los entrenamientos y durante los torneos, algo que sólo podrás conseguir gracias a la supervisión -permanente- de tu entrenador.

También es cierto que no todo el mundo está preparado para estar en clase. Tu entrenador dedica su tiempo y energía para que tus entrenamientos tengan sentido, trabaja en condiciones bastante duras y es normal que os exija a los alumnos un mínimo de concentración y compromiso.

En cualquier caso, resumamos algunos matices sobre cada tipo de clases:

Clases particulares:

  • Mayor intensidad física; puede resultar un poco agobiante si no estás bien físicamente o si quieres que la clase sea relajada.
  • Mucha más información, por lo que debes estar dispuesto/a a recibir muchos conceptos que deberás apilar y consolidar rápido.
  • Falta de sparrings/intercambio. Dado que estarás solo/a con el profesor, es posible que te cueste encontrar situaciones reales de tu nivel.
  • Progresión del nivel de juego mucho más rápida.

Clases grupales:

  • Menor tiempo de actividad y/o trabajo con la pelota, lo que genera una progresión más lenta.
  • Más amenas en términos de juego, interacción y diversión.
  • Menor atención del profesor, que no podrá detenerse a corregir determinados errores y, por tanto, progresión más lenta.
  • Muy atractivas en precio.
  • Menos exigentes físicamente.

La teoría del embudo en tu aprendizaje

Es tan gráfico como imaginar un embudo: por mucha agua que tires, es la parte más baja del embudo la que determina qué cantidad de agua podrá circular. No importa lo que quieras ni lo que te gustaría, es un tema físico y punto. Pues con el aprendizaje en la pista tenemos que ver al coach como la parte alta del embudo y al alumno/a como la parte baja, la estrecha.

Es un símil interesante ya que podría pasar que un alumno tuviera la misma capacidad de aprender que el profesor de enseñar. En tal caso nos encontramos delante de un alumno con una capacidad de progresar altísima y que merece estar en un grupo de entrenamiento especial, avanzado o de competición.

Pero el caso, a lo que íbamos, es que tu capacidad para aprender tiene límites (aunque no te guste escuchar esto). Veamos algunos:

  • Tu desarrollo físico: en esencia lo que hayas aprendido durante los primeros 15 años de tu vida en relación al movimiento, la coordinación o la visión espacial. Por eso es tan importante que los niños hagan muchos tipos de deportes en edades tempranas, ello favorece este tipo de habilidades y capacidades.
  • Tu trayectoria como jugador/a: aunque parezca ligeramente contra intuitivo, más no siempre es mejor. Durante el tiempo que hayas estado jugando a pádel habrás desarrollado cientos de hábitos y automatismos que pueden estar francamente alejados de los modelos más eficientes o óptimos. Dentro de este desarrollo incluiremos la práctica de otros deportes que tengan traslación directa (el tenis, por ejemplo) al pádel. A muchos alumnos/as les pasa que se sienten estancados en el transcurso de los primeros meses en clase y es bien normal que suceda porque, como dicen, “la cabra tira al monte” y eso significa que durante los entrenamientos podemos estar haciendo las cosas bien porque el entrenador te lo repite todo hasta la saciedad, pero cuando llega el partido vuelves a los patrones que tienes tan interiorizados y eso hace que aparezca este sentimiento.
  • Tu agenda y/o calendario: es raro que un adulto quiera entrenar 4 días a la semana e invertir otras 10 horas en jugar 5-6 partidos, un volumen que sería óptimo para lanzar las capacidades dentro de la pista. Así que por muy interesado que estés en mejorar tu embudo está limitado por tu disponibilidad y no hay nada malo en ello, simplemente sé realista.
  • Tu capacidad para aceptar (o distorsionar) la realidad: posiblemente el punto más simpático y es que en todos los clubes hay uno o dos jugadores/as que tienen una visión digamos que elevada de si mismos/as. Resulta muy difícil progresar si crees que rematas bien cuando no es cierto, o cuando crees que estás bien colocado en la pista y la realidad es que no hay manera de que entiendas qué debes hacer antes y después de cada golpe en materia de desplazamiento y colocación.
  • Tu interés en el juego: este ámbito me parece muy interesante porque en el día a día escucho jugadores/as que, como tú, quieren aprender pero son incapaces de mirar partidos de pádel profesional, ver algunos vídeos en Instagram o Youtube, o simplemente coger una hoja y dibujar una pista para mirar de desgranar algunas situaciones en las que a veces os atascáis. Resulta realmente útil ver la pista en papel y dibujar o comentar las jugadas con los amigos. Te invito a probarlo.

Dicho esto, ¿entiendes qué factores hacen que tu embudo sea como realmente es? Ya sé que quieres mejorar y por este motivo estás leyendo esto, pero hay elementos que igual no eras tan consciente de que hacen que tu aprendizaje sea más lento de lo que te gustaría.

No te estreses, estás en el buen camino.

Si quieres mejorar tu pádel estás en el sitio correcto.

Bienvenido/a a aprenderpadel.com, aquí podrás comprar el libro "Cómo jugar bien a pádel", contratar clases online o proponer proyectos de colaboración con tu marca, escuela o club de pádel, algo que nos encanta.

"Cómo jugar bien a pádel", el libro perfecto para entender el pádel y mejorar tu juego 💡

"Cómo jugar bien a pádel" es un libro de pádel escrito por Xavi Amat, entrenador certificado por padelMBA que actualmente reside en Andorra, donde enseña a jugar en el Club Princiesport.

Prepárate para leer 40 lecciones divertidas y aprender 15 tácticas que cambiarán tu forma de entender el juego. Además el libro tiene un test y un cuaderno de juego para que lleves un control de tus partidos.

El libro tiene un precio de 9,85 € y es tu mejor oportunidad para jugar mejor con tus actuales golpes, mejorar la toma de decisiones y empezar a ganar simplemente porque entiendes qué es rentable y qué será un desastre mientras juegas.

Comprar en Amazon por sólo 9,85€

¿Te gustaría que te ayudemos con tu escuela de pádel o con tu club?

Nuestra pasión es el pádel y sabemos que en muchos clubes todavía no habéis dado con la tecla para generar un programa atractivo o dar un enfoque más creativo a la forma en la que explicáis los conceptos, algo que va mucho más allá de tirar bolas.

Lecciones rápidas en vídeo: la nevera en el pádel 🥶

Lecciones rápidas en vídeo: la liebre y la tortuga (o cómo debes seguir entrenando)

Lecciones rápidas en vídeo: el partido Darwin 🦒

Lecciones rápidas en vídeo: la importancia de tu ciclo defensivo 👊🏽

Lecciones rápidas en vídeo: la acción de continuación en el pádel ✅

  • CLÍNICS & JORNADAS SOCIALES DE PÁDEL 💥

    Invitar a un jugador profesional siempre es una buena opción, pero en nuestros clínics nos centraremos en que todo el mundo aprenda un montón de conceptos y se lo pasen genial.

  • REVISIÓN DE METODOLOGÍA 🎯

    Es normal ir un poco sobre la marcha, pero no es lo ideal ni lo óptimo para que tus alumnos y alumnas perciban que reciben más valor del precio que pagan por las clases. Déjanos guiarte.

  • ORIENTACIÓN A ENTRENADORES 🔦

    En sesiones tanto online con tus entrenadores como en estancias de 1-2 días en las que estaremos a su lado, trabajando juntos y valorando aspectos clave en la calidad de las sesiones.